Trucos de restauración: cómo hacer masilla para madera

Trucos de restauración: cómo hacer masilla para madera

¿Tienes un arañazo en un mueble? ¿Necesitas cubrir ese golpe que tienes en la puerta? ¿O simplemente quieres tapar las fijaciones que has hecho durante tus trabajos de bricolaje? No te preocupes, no dejes que un pequeño defecto arruine tus piezas de madera y descubre cómo hacer masilla para madera con los trucos que te vamos a dar a continuación. ¡No importa que sea una puerta, una estantería, madera de pino o de cerezo!

Cómo hacer tu propia masilla para reparar madera

Vamos a conocer varias formas de hacer masilla para madera casera, según los componentes que tengas a mano. Como verás, todos nuestros métodos llevan otro ingrediente, además de la clásica mezcla de cola de carpintero y serrín. Esto se debe a que, al secarse, la cola oscurece ligeramente el serrín. La tiza, el yeso, el limón, etc., son efectivos blanqueantes que aclararán el resultado.

Método 1: Masilla con tiza y cola blanca

Ingredientes:

- Serrín o virutas de madera del tipo que quieres cubrir

- Tiza

- Cola blanca

Preparación:

- Pasa el serrín por un colador para quitarle las impurezas.

- Mezcla aproximadamente partes iguales de serrín y cola blanca. Añade polvo de tiza blanca: esto contrarrestará el color oscuro que adquiere la masilla al secarse.

- Mezcla bien hasta que te quede una pasta blanca homogénea de color algo más claro que la madera.

- Aplica la masilla con una espátula o similar. Cubre un poco más que el ras del agujero, ya que la masilla menguará al secarse.

- Una vez esté seca, lija la zona hasta dejarla uniforme.

Método 2: Masilla con yeso y aceite de linaza

Ingredientes:

- 6 medidas de serrín fino de la misma madera que deseas cubrir

- 2 medidas de yeso

- 4 medidas de aceite de linaza cocido

Preparación:

- Mezcla bien el yeso con el aceite de linaza.

- Añade el serrín y remueve con la espátula hasta que la mezcla alcance el espesor necesario. Si ves que está demasiado líquida, puedes añadir un poco de serrín. Por el contrario, si está demasiado espesa, incorpora aceite de linaza.

- Aplica con una espátula o junta en la grieta que desees restaurar y retira el exceso.

- Cuando esté seca, lija la superficie hasta que esté lisa.

Método 3: Masilla con laca selladora y disolvente de pinturas

Ingredientes:

- Serrín fino de la madera sobre la que vas a usar la masilla

- Laca selladora

- Disolvente o rebajador de pinturas

Preparación:

- Mezcla bien el disolvente y la laca a partes iguales.

- Añade el polvo de madera poco a poco hasta que te quede una masa homogénea y espesa.

- Aplica con una espátula de madera o metal. Como en los demás métodos, espera a que se seque y lija para eliminar el sobrante.

Método 4: Masilla con cola de carpintero y limón

Esta es una alternativa a las primeras, que usan tiza y yeso para lograr que la masilla sea más clara. El limón también es suavemente blanqueante.

Ingredientes:

- Serrín de la madera que vas a cubrir

- Cola de carpintero

- Unas gotas de zumo de limón

Preparación:

- Mezcla la cola de carpintero y el serrín hasta conseguir una pasta densa y uniforme.

- Añade unas gotas de limón. No te preocupes si inicialmente parece que la mezcla no está clareada.

- Espera a que se seque y lija.

Cómo aplicar masilla para madera y conseguir unos resultados profesionales

Primero es importante que desengrases la superficie antes de aplicar la masilla. Puedes hacerlo limpiándola con un paño mojado en agua y un poco de detergente para limpiar los platos. Eso te garantizará mejores resultados. Si es necesario, en vez de un paño usa un estropajo.

No importa cómo sea la espátula que emplees, lo importante es que llenes completamente el hueco. No deben quedar vacíos dentro, así que aprieta bien con la masilla. Si no, te arriesgas a encontrarte con sorpresas cuando lijes la superficie.

¿Cuánto tarda en secar las masillas para madera? Al igual que aquellas que puedes comprar ya preparadas en las tiendas de bricolaje, pueden tardar desde unas horas a más de 24 en secarse. Todo depende de la proporción de los ingredientes. En todo caso, te recomendamos tener paciencia y no pasar la lija antes de tiempo.

Usa un papel de lija de grano fino. Estamos ya casi en el acabado final. Asegura tu éxito empleando este tipo de lija, dado que tiene mucha más precisión. Si al principio ves que no es suficiente, utiliza una de grano más grueso, pero termina siempre con la más fina.

Si tienes una lijadora eléctrica, también puedes usarla sobre todo para superficies grandes, ¡verás que resultados!

Si la marca o arañazo es demasiado grande o profundo, es posible que la masilla no sirva. En ese caso, puede ser útil encajar una lámina de madera ligeramente más gruesa, pegándola con cola de carpintero. Una vez que el pegamento esté seco, rebaja lijando hasta conseguir un nivel uniforme.

¡Ya casi has terminado el trabajo! Una vez hayas lijado la superficie, puedes aplicar un barniz incoloro que dará el toque de perfección a tu trabajo y disimulará el «apaño». ¿Prefieres darle color? Entonces opta por una pintura específica para maderas en forma de spray. Quizá sea una buena ocasión para cambiar el color de tu mueble.

¿Cómo hacer masilla para maderas especiales?

¿Necesitas la masilla en otros tonos, por ejemplo, para madera de cerezo, nogal, haya, pino, sapelly...? Es muy sencillo. Solo tienes que usar el serrín de estas maderas. Por eso, insistimos tanto en que, sea cual sea la opción que elijas para hacer tu masilla, el serrín sea siempre el mismo que la madera original.

Puedes preguntar en la tienda donde habitualmente compras la masilla, en otras de bricolaje o buscar en Internet. Y si las opciones no son buenas, siempre puedes recurrir a una parte inservible del mueble para obtener el serrín. ¡Por eso siempre está bien no tirar los trozos sobrantes de madera!

Ahora que ya sabes cómo hacer masilla para madera, practica primero haciendo una pequeña cantidad y observa cómo queda al secarse. ¿Es del color y la textura que buscabas? ¡Entonces lánzate a tu proyecto de restauración! Y si no lo es, no te preocupes, considera variar la proporción de los ingredientes o barniza o pinta el mueble después. ¡Suerte con los resultados!